Ermita de la Virgen del Puerto

La ermita me trae recuerdos imborrables de mi juventud, no es que me considere viejo ni mucho menos, pero es que el paisaje que yo recuerdo ha cambiado muchísimo. Según cruzábamos la virgen del puerto hacia la ermita y pegado al puente de Segovia existían dos explanadas a diferentes alturas, con bancos de piedra y a las que se accedía por una escalinata de piedra, en las que jugábamos al fútbol; acabando esas explanadas de arena, existía una carretera poco transitada donde te examinabas de conducir, esa carretera rodeaba un arenal, descampado o algo por el estilo, rodeado de grandes arboles que se utilizaba para todo tipo de juegos y presenciando todo esto estaba una destartalada y casi ruinosa ermita a la que recuerdo en continua remodelación. Un día llegaron al barrio los rumores de que al lado de la ermita se iba a construir un polideportivo con pistas de atletismo, campo de fútbol , pero todo eso quedó en unas cuantas pistas de tenis y un poco de sitio para unas seis o siete mesas de ping-pong y un espacio para la petanca, como si no hubiese espacio en el parque de Atenas para jugar a la petanca y gratis. También recuerdo un chalet que había al final , cerca de una fuente y de un túnel que conectaba con el campo del moro por debajo de la virgen del puerto, todo eso ya no existe (el túnel sigue y es el llamado de Napoleón) y ahora forma parte de Madrid Río, es un espacio aprovechado para el paseo y donde ocupa un lugar destacado la Ermita de la Virgen del Puerto

ermita-bn

Un poco de Historia

Fue mandada construir en 1718 por el Marqués de Vadillo y el 10 de septiembre de ese año se trasladó en procesión desde el Colegio Imperial la imagen que allí se venera.

El Marqués había sido corregidor de Plasencia y allí había adquirido una gran devoción por la patrona, la Virgen del Puerto, por lo que siendo corregidor de Madrid, decidió construir una ermita en su honor.

Fue una persona de gran influencia en la capital, preocupado por la seguridad pública, ordenó la iluminación de la ciudad por las noches ordenando a los vecinos instalar y encender faroles, colocó una fuente en la Red de San Luis y proyectó una reforma para mejorar la amplia e irregular explanada que quedaba entre el Campo del Moro y el margen izquierdo del Manzanares, dentro de esta mejora, hizo construir financiada por él, la ermita de la Virgen del Puerto.

Sin contar con la corporación municipal, nombró a Pedro de Ribera teniente de Maestro Mayor de la Villa, logrando la enemistad del Maestro Mayor de la Villa, Teodoro Ardemans.

Esta ermita está actualmente situada en el paseo bajo de la Virgen del Puerto, en los terrenos antes conocidos como campo de la Tela y en lo que en el siglo XVIII se llamó paseo Nuevo de la Corte , durante ese siglo y el siguiente fue lugar habitual de paseos y encuentros para criadas y soldados, también era el escenario elegido por los numerosos asturianos y gallegos que residían en Madrid para, vestidos con sus trajes típicos, celebrar sus fiestas.

El Marqués de Vadillo murió en su residencia de Madrid el 24 de junio de 1729 y fue enterrado en la ermita, junto al altar encontramos la lápida donde está sepultado. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Lápida del Marqués de Vadillo

El autor de este proyecto, Pedro de Ribera, construyó un edificio barroco mezcla de arquitectura religiosa y civil, seguramente influenciado por los pabellones de jardín que Alonso Carbonell había edificado por el Retiro. Mirando su fachada principal, nos parecerá una casona de verano o una morada para los vigilantes del jardín,  un cuerpo central entre dos torres con balcones y ventanas, en el centro de la fachada, la portada y el balcón decorados con motivos típicos de Ribera (cabecitas, bisagras, veneras..). Las torres están culminadas por tejados de pizarra, abuhardilladas y chapiteles típicos madrileños.

La parte de atrás, la más cercana al río, es desde la que se puede apreciar mejor el componente eclesiástico de la construcción, en ella destaca la cúpula en forma de campana invertida, ochavada con buhardilla en cada una de sus caras y ventanales en el tamborcillo de la linterna, todo ello rematado por el chapitel.

En 1780, Juan Durán construirá la doble escalinata para poder salvar el considerable desnivel del paseo y adosará edificaciones rodeando el templo que se utilizaran como vivienda y escuelas de primaria para niños y niñas, sustentadas ambas por el ayuntamiento.

escalera-virgen-del-puerto
Doble escalinata para salvar el desnivel

A principios del siglo XX se cambiaron las cúpulas de pizarra por planchas de cinc, en la guerra civil fue destruida y saqueada perdiéndose las obras de arte del interior, lo que se puede ver hoy en día es una reconstrucción de 1945.

ermita-en-la-guerra-luis-conde-morcillo
Fuente: http://manuelblasdos.blogspot.com.es

 

En 1945, Rafael Mendoza Gimeno llevó a cabo su restauración y fue declarada Monumento Nacional. Sufrió distintas reparaciones hasta los años 80 por la Dirección General de Bellas Artes y finalmente con la intervención del Ayuntamiento en Madrid Río, se hizo la última restauración devolviendo la pizarra a sus chapiteles, eliminando revocos de fachadas y dejando a la vista ladrillos y sillería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hoy se encuentra perfectamente integrada en los jardines de Madrid Río, se sigue el modelo barroco de crear un punto de referencia entre espacios ajardinados. destacando como hemos dicho anteriormente la diferencia visible entre el exterior y el interior de la ermita, fuera es un volumen formado por superficies planas, mientras en su interior destaca la cúpula como espacio central con cuatro capillas semicirculares y cuatro pilares para completar un octógono.

 

 

Interior de la ermita

La ermita es barroca, tiene planta de cruz griega con dos capillas semicirculares a los lados. Tanto el arco del altar mayor como el de las capillas laterales son de medio punto. El edificio está sustentado por pilastras, en los machones se abren balcones, desde los que se podían seguir los oficios, en los arranques de la cúpula hay medallónes decorados con jarrones y azucenas que simbolizan la pureza virginal de María. Se cubre por bóvedas elípticas en los laterales y en el centro destaca la cúpula ochavada.

La capilla tiene un retablo moderno imitando el modelo barroco y en el centro hay una escultura de la Virgen del Puerto amamantando al Niño, réplica de la que se venera en Palencia.

Según entramos, a la derecha hay una escultura de Nuestra Señora de Sopetran, en el lado opuesto nos encontramos con una imagen del Santísimo Cristo de Lepanto, obra de talleres catalanes y copia de la existente en la Catedral de Barcelona.

Hay otras dos tallas, una de San Calixto Papa donada por la asociación de antiguos alumnos del colegio de huérfanos de la Constancia (Palencia) y la de San José y el Niño, donada por la hermandad de la Virgen del Puerto. 

Nada más pasar la puerta de entrada a la ermita, a la derecha, en el atrio, nos encontramos con el escudo del Marques de Vadillo, justo enfrente de él, hay tres placas, la que más nos llama la atención es la que nos indica en latín que el constructor fue Pedro de Ribera.   

 

Fuentes y Bibliografía:

El Antiguo Madrid de Ramón de Mesoneros Romanos

Las Calles de Madrid de Pedro de Répide

Iglesias antiguas Madrileñas de Ramón Hidalgo Monteagudo

C.O.A.M.

Ermita Virgen del Puerto

Viendo Madrid

Madrid Villa y Corte

Es Madrid

Madrid La Ciudad

 

 

Anuncios

3 thoughts on “Ermita de la Virgen del Puerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s