La Plaza Mayor

 

DSC_0715

La Plaza Mayor de Madrid es uno de los lugares más emblemáticos y visitados de la ciudad  su origen es la antigua Plaza del Arrabal, situada extramuros de la ciudad  medieval,  junto a la Puerta de Guadalajara, constituyó uno de los principales focos comerciales de la villa, esto se debía a que en aquellos tiempos todas las mercancías que pasasen al interior pagaban impuestos por lo que la gente ponía puestos de venta y edificaba en el exterior para resguardar a los comerciantes.

Al principio tuvo  forma irregular pues fue creciendo según las necesidades del momento, al ser elegida capital, Felipe II encargó el diseño de la Plaza Mayor a Juan de Herrera y se comienza por el derribo de las casas anexas, debido a la falta de medios económicos, los derribos serán financiados por los vecinos que se alojaran en unas viviendas provisionales de la Plaza de Santa Cruz. En 1583, Felipe II consigue financiación para seguir con las obras y compensar a los vecinos

El primer edificio que se construyó y del que se tienen datos es la Casa de la Panadería que se inició en 1590, el monarca recomendó la utilización de soportales inspirados en los que hay en la Basílica del Monasterio del Escorial.

En un principio las fachadas de la plaza estaban interrumpidas por las  calles que llegaban a ella, cada lado recibía una denominación de acorde con lo que estaba destinado a albergar, Panadería, Mercaderes, Paños y Carnicería, no hay que olvidar que la Plaza actuaba como depósito general de las mercancías, aunque pronto adquiriría relevancia la casa de la Panadería destinando la parte baja a Panadería y reservando las salas y balcones del piso principal para que los Reyes asistiesen a los espectáculos que se celebrasen en ella.

Se sustituyeron todos los pilares de madera de las casas por unos de piedra y en 1617 Felipe III encarga la finalización de las obras de la Plaza a Juan Gómez de Mora, concluyéndose en 1619.

 

Para nivelar el pavimento se realizaron movimientos de tierra por lo que hubo un gran desnivel con la Cava de San Miguel, en donde se construyeron los muros de fachada en forma de talud para que sirvieran de contrafuertes. Para salvar este desnivel, Gómez de Mora proyectó la calle de la Escalerilla de Piedra y el Arco de Cuchilleros

Desde su construcción, la Plaza ha tenido un carácter popular, lo que la diferenciaba de otras plazas de grandes ciudades europeas. Desde los balcones de sus edificios se podía presenciar los espectáculos  (toros, cañas, autos de fe, etc.). El uso de estos balcones no era exclusivo de los inquilinos, tenían una servidumbre que obligaba a cederlos a la Mayordomía Real por riguroso turno de jerarquía y etiqueta, o bien para ser vendidos como localidades por el Consejo.

Ha sufrido tres grandes incendios a lo largo de su historia, en 1631, 1692 y 1790, que obligaron a reconstrucciones parciales o totales.

El incendio de 1631 empezó en la noche del 6 al 7 de Julio arrasó la zona que va desde el Arco Imperial a la Calle de Toledo, al parecer el incendio empieza en un horno de la casa de la carnicería, y la madera del edificio favorece la propagación de las llamas, Felipe IV se personó en el lugar y al ver que es imposible apagarlo se recurre a sacar las imágenes de la Virgen de Atocha, de la Almudena y el cuerpo incorrupto de San Isidro.

El fuego duró tres días falleciendo 13 personas, se quemaron 60 casas de 68 construidas y sirvió de motivo para que se sustituyesen las cubiertas de plomo por otras de teja, el plomo derretido dificultó muchísimo las labores de extinción.

El segundo incendio ocurrió el 10 de Agosto de  1672, destruyó la Casa de la Panadería falleciendo 25 personas. Se tuvo que reconstruir mejorando los materiales y la escalera de acceso a los balcones reales

El último de los incendios, ocurrido el 16 de agosto de 1790, fue el más devastador de todos, destruyendo un tercio de la plaza, después del segundo incendio se utilizó madera para su reconstrucción y fue el detonante de la expansión del incendio., hubo que derribar edificios próximos para actuar como cortafuegos, el fuego comenzó entre el arco de cuchilleros y el de Toledo

Duró 9 días, el Rey Carlos IV donó 1 millón de reales para los afectados y no solo dañó a la Plaza sino también afectó y destruyó la iglesia de San Miguel.

La nueva reconstrucción fue  encargada a  Juan de Villanueva, que modificó el sentido abierto que había tenido y cerró simétricamente la plaza  siguiendo modelos clásicos europeos. Las calles quedaron cerradas mediante arcos. En las fachadas se uniformó la altura de los pisos con las de la Casa de la Panadería, rebajándose dos plantas.

La magnitud del incendio obligó a replantear la sustitución de la madera y otros materiales combustibles en la estructura de los edificios por ladrillos y piedra

Las dimensiones son de  120 x 94 metros, con 114 arcos, 377 balcones y 76 buhardillas

 

Hasta 1854 no se terminó la reconstrucción completa de la plaza. En 1848 y bajo el reinado de Isabel II perdió la función de lugar de espectáculos y se convirtió en un jardín a la francesa presidido por la estatua de Felipe III,

Entre 1967 y 1969 se construyó un aparcamiento subterráneo que obligó a subir el nivel del pavimento y se realizó el adoquinado actual, desapareciendo el jardín anterior.

 

Cambios de nombre

En un principio estaba situadas en las afueras del Madrid amurallado, en los arrabales de la ciudad, en ella se vendía todo tipo de cosas y se la conocía como Plaza del Arrabal. Al crecer la villa, forma parte de ella y se la empezó a llamar Plaza Mayor pues era la más grande de todas las plazas. Así llegó hasta el siglo XIX, donde los cambios políticos en España hicieron continuos los cambios de nombre, cuando en 1812 aparece la Constitución, se la llama Plaza de la Constitución, con Fernando VII, con el trienio liberal 1820-1823, plaza de la constitución, con Isabel II, Plaza Real,  en 1873 llega la I República y sí, Plaza de la República y dos meses más tarde Plaza de la República Federal, llega la restauración borbónica y otra vez Plaza de la Constitución, en 1923 Plaza Mayor, con la II República vuelve a llamarse Plaza de la Constitución, entre Abril y Julio de 1939 Plaza de Calvo Sotelo y en 1940 Plaza Mayor, nombre que por cierto ha sido siempre utilizado por los madrileños que han preferido ignorar todo tipo de cambios.

 

Casa de la Panadería

El origen de esta Casa está en la primitiva lonja de la Plaza del Arrabal, se empezó a construir en 1590 por diego Sillero siguiendo las instrucciones de Francisco de Mora, está situada en el centro del lado norte de la plaza y en un principio su altura era inferior al resto de las edificaciones.

El edificio es de cuatro alturas de planta porticada, el ultimo piso con ático y los laterales con torres angulares. como ya hemos dicho anteriormente,se quemó entera en el segundo incendio de la plaza y se encargó su reconstrucción a Tomás Román y los pintores Claudio Coello y José Jimenez Donoso fueron los encargados de la decoración interior.

 Los frescos de la fachada; fue adornada con medallas pintadas en 1796 por Antonio González Velázquez, a finales del XIX y principios del XX fueron restauradas por arturo Mélida y en 1914 fueron sustituidas por otras pintadas por Enrique Guijo  y en 1988, aprovechando que Madrid consiguió la Capitalidad Europea de la Cultura para 1992, y mediante concurso público se cambiaron los deteriorados frescos por otros realizados por el artista Carlos Franco, en ellos se representan elementos relacionados con la historia y usos de la Plaza Mayor, De izquierda a derecha, comenzando desde el último piso, observamos a dos Cariátides (noche y día) y a Proserpina que, como un reflejo en el espejo, se duplican en la derecha de la fachada. En el segundo piso, Cupido, Sabio, Cibeles, Acuático, Isidra Mayo y Abundia. En el primero, Baco, Majo, Panaderico, Lagunilla, Tritón y Niños y toro.

A lo largo de su historia además de ser la Tahona General de la Villa, albergó las dependencias del Peso real, fue sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando entre los años 1745 y 1774, fue sede de la Real Academia de la Historia entre los años 1774 y 1871, posteriormente fue ocupada por la Biblioteca Municipal, el Centro Cultural Mesonero Romanos y el Archivo de la Villa, en la actualidad en sus dependencias se encuentra el Patronato de Turismo de Madrid, desde este lugar se organizan a diario diversas visitas culturales por todo Madrid.

 

DSC_0454

Casa de la Carnicería

Situada en el número 3 y enfrente de la casa de la Panadería, era el depósito general de carnes desde el que se abastecía a toda la ciudad.

Se desconoce la fecha exacta de su construcción, aunque se cree que es posterior al incendio de 1631, albergó a finales del Siglo XIX la Tenencia de Alcaldía y la Casa de Socorro del distrito de Audiencia, en el año 1916, la Casa es sometida a una reforma interior dirigida por el arquitecto Luis Bellido González y se convierte en Hemeroteca Municipal. Posteriormente vuelve a ser remodelada en los años 1987 y 1993 como sede de la Junta Municipal del Distrito Centro. Últimamente, el Ayuntamiento está considerando la posibilidad de transformar la Casa de la Carnicería en un hotel o parador.

DSC_0716

Arco de Cuchilleros

Recibe el nombre de cuchilleros porque en los alrededores y en la escalinata estaban ubicados los talleres del gremio de cuchilleros y espaderos que tenían como una de sus finalidades el suministrar de cuchillos a la casa de la Carnicería

Como dato curioso, desde la Cava de San Miguel, junto al arco de Cuchilleros, podemos contemplar la fachada de los edificios en forma cóncava para soportar el empuje de fuerzas debido a la diferencia de alturas entre la Plaza Mayor y la Cava de San Miguel.

 

 

Farolas

Con la última reforma de la Plaza Mayor, se instalaron cuatro farolas que además de su utilidad natural de iluminar la noche de los paseantes, sirven como banco para comernos el típico bocadillo de calamares y en su respaldo hay una serie de bajorrelieves en bronce que nos narran algunos de los episodios históricos que han sucedido en la Plaza Mayor: Los carnavales, ajusticiamiento a garrote, el pregón del Alcalde, Juan de Villanueva, los toros y planos de las reformas de la plaza tras los incendios. Estas fueron ideadas por un grupo de intelectuales urbanistas en el año 1989. 

 

Estatua Felipe III

La estatua fue un regalo de Cosme II de Médicis, Gran Duque de Toscana, al Rey. Si bien la inició Juan de Bolonia, al morir este, la tuvo que terminar su discípulo Pietro Tacca. Se utilizó como modelo un retrato del rey realizado por Juan Pantoja de la Cruz.
Ha sido una estatua viajera y a la que han querido quitar en varias ocasiones de un emplazamiento más que merecido; la estatua llegó a Madrid en 1616 y se entregó al arquitecto Mayor de Palacio, Gómez de Mora que la instaló en el jardín del Alcázar para después llevarla al palacete de la Casa de Campo, en los jardines de El Reservado.

En diciembre de 1846,  Mesonero Romanos junto a cinco concejales solicitan a la Casa Real el traslado de la estatua de Felipe III a la Plaza Mayor, alegando que bajo el reinado de Felipe III se construyó la misma tras el incendio de 1672. 
Se encarga a Juan José Sánchez Pescador el pedestal y escalinata así como el desmontaje y el traslado desde la Casa de Campo.
El trabajo de los bajorrelieves, escudos y lápida se le encargó a Sabino de Medina.

Con la revolución de “La Gloriosa” de 1868, se trasladó a los almacenes de la Villa y allí estuvo hasta que el Ayuntamiento en 1874 dispuso su traslado al centro de la plaza.
Con la Primera República en 1873, se desmontó del pedestal y se trasladó a los Almacenes de la Villa. 
El Gobierno republicano en 1875 la volvió a instalar en su primitiva ubicación.

Al proclamarse la Segunda República, el 14 de abril de 1931, alguien introdujo en la boca del caballo unos petardos, lo que produjo varios desperfectos y aparecieron esqueletos de gorriones que entraban por la boca y no podían salir por lo que en 1934 fue restaurada por el escultor Juan Cristóbal, quien procedió a cerrar la boca del caballo.
En mayo de 1970, y por las obras del aparcamiento subterráneo de la Plaza, se trasladó de nuevo la estatua al Parque de El Retiro, al jardín de las Estufas, hasta el 5 de junio de 1971, fecha en la que vuelve a su primitiva ubicación

 

La Plaza Mayor de Madrid tiene 10 accesos a ella, aquí daremos una breve descripción de ellas.

Siete de Julio

Calle 7 de Julio

Anteriormente llamada calle de la Amargura, hay tres versiones del porqué de ese nombre, la primera nos dice que en esa calle crecían hierbas amargas, la segunda, que en esta calle se despidieron los soldados que Alfonso XI llevó a luchar a Algeciras, por lo que sus familiares se quedaron llorando y lamentándose de la partida de sus seres queridos por lo que el arzobispo de Toledo dijo este es el sitio de la amargura, y la tercera nos dice que esta calle era paso obligado de las personas que venían de la cárcel de la Plaza de la Villa a su ejecución en la Plaza Mayor.

Desgraciadamente en esta calle esquina a Mayor, podemos observar uno de los numerosos desastrosos ejemplos de mala restauración de edificios, esta vez en pleno centro de Madrid. en mi opinión, tanta culpa tiene el arquitecto como el técnico del Ayuntamiento que permite construir o restaurar sin respetar el entorno.

7 de Julio diferencias
En la foto se puede apreciar el desastre visual y arquitectónico que se realizó al colocar aluminio en el edificio

El nombre actual es porque el 7 de julio de 1822, desde esta calle se defendió la plaza Mayor de las tropas que intentaban imponer el absolutismo en Madrid

 

 Arco del Triunfo.

Antiguamente se la llamó callejón del infierno pues en 1672, en uno de los incendios que sufrió la plaza Mayor, el fuego salía por él de tal forma que parecía que las llamas salían del mismo infierno, con motivo de unas obras para ensancharlo , el clérigo Don Francisco Gregorio de Salas le dedicó un epigrama:

 “¿En qué estado se hallarán

las costumbres de este pueblo,

cuando es preciso ensanchar

el callejón del infierno?”

También fue conocida como calle del Peso Real, ya que esta oficina estuvo en el primer piso de la Casa de la Panadería, teniendo entrada por esta calle.

En 1854 recibió el nombre del arco del triunfo pues durante la guerra de la independencia, al igual que en la del 7 de Julio, unos milicianos defendieron la Plaza Mayor de la Guardia Real representante del poder absolutista que se quería implantar.

En esta calle, concretamente en el nº2, vivió el tristemente celebre cura Merino, que intentó acabar con la vida de Isabel II.

 

Felipe III

Felipe III

Antigua calle de los Boteros, pues era el gremio que estaba establecido en esta calle.

Cuando en 1847 se instala en el centro de la plaza la estatua en honor de Felipe III. Mesonero Romanos inicia una petición al Ayuntamiento para poner el nombre a esta calle del Rey que mandó construir la Plaza Mayor. Desde 1851 se llama así.

Calle de la Sal


La Sal

Antes conocida como calle Real de la Sal, ya que aquí estaba el depósito donde se almacenaba y vendía este ingrediente. Como anécdota, recordar que la sal fue utilizada durante siglos para pagar sueldos y de ella deriva la palabra salario

 

Zaragoza

Zaragoza

Antigua calle de las Viñas, luego de San Jacinto y Portal de las Zapaterias de viejo. En 1835 y como homenaje al heroísmo demostrado por la ciudad en la guerra de la Independencia pasó a llamarse calle de Zaragoza

 

 

Gerona

Gerona

Antes calle de las Vidrieras, Santa Cruz, Portales de Santa Cruz y Portales de Seda. También en 1835 y como homenaje a lo sufrido durante la guerra de la independencia pasa a llamarse calle de Gerona

 

Botoneras

Botoneras

Su primer nombre fue botoneras, pues en este lugar se vendía quincalla, luego al desembocar en la Calle Imperial, se la llamó Arco Imperial, en 1835 pasó a llamarse Arco de Botoneras, pues se seguían vendiendo en esta calle botones. En 1854, se llamó 17 de Julio en recuerdo de las revoluciones de los días 17,18 y 19 conocidas como “La Vicalvarada” y finalmente recuperó el nombre de Botoneras.

 

ToledoToledo

Empieza en el arco de Cofreros. Siempre se ha llamado así, pues era el antiguo camino que se nos dirigía hacia Toledo y en los aledaños de la calle y en sus soportales se exponían todo tipo de mercancías. La historia de la calle merece capítulo aparte, aquí solo la tomamos como referencia en el entorno de la plaza.

 

Escalerilla de Piedra 

Escalerilla

Gracias a esta calle se puede observar el desnivel existente entre la Plaza Mayor y la Cava de San Miguel, cuyas casas sirven de contrafuerte de la Plaza Mayor.

Al principio de la escalera podemos observar una especie de balconcillo, un saliente con una barandilla que recuerda a los púlpitos de las iglesias, desde ese púlpito, el 2 de Mayo de 1808, un fraile del vecino convento de San Gil, incitó a las masas contra los franceses, desde entonces fue conocido como el pulpitillo, hoy en día se utiliza para poner maniquíes o carteles con publicidad

Ciudad Rodrigo  

Ciudad Rodrigo

Se llamó Calle Nueva ya que fue abierta para que el cortejo Real pudiera ir a la Iglesia de Atocha sin pasar por Sol y Carretas.

En 1835 se cambió al nombre actual como homenaje al asedio que la ciudad salmantina sufrió durante la guerra de la independencia.

 

Festejos y ajusticiamientos en la Plaza

Como ya hemos mencionado, desde el principio la Plaza estaba destinada al comercio y tenía un carácter popular para las celebraciones, cabe destacar las numerosas corridas de toros, los Autos de Fe de la Inquisición, juegos populares y ejecuciones públicas, incluso a día de hoy se celebran conciertos en las fiestas del patrón de la Villa.

En el siglo XV se celebraban dos tipos de corridas de toro y rejoneo, las populares organizadas por el Concejo de la Villa y las destinadas a la realeza. Se acondicionaba la plaza cerrándola y engalanándola con tendidos de madera, en los balcones de la casa de la Panadería se ubicaban a la realeza y a los nobles.

Toros-Plaza-Mayor
Fuente: Secretos de Madrid

Los Autos de Fe eran largas ceremonias que podían durar días, en ellos la Santa Inquisición juzgaba  a los procesados, la Plaza se decoraba como un teatro, eran espectáculos muy concurridos.

inquisicion-auto-fe--510x286
Auto de Fe en la Plaza Mayor por Francisco Rizi. Museo del Prado

En el siglo XVII se empezó a utilizar como lugar para las ejecuciones públicas y dependiendo de la falta, el lugar de la ejecución era distinto: Los nobles eran degollados delante de la Casa de la Panadería, el garrote vil delante del portal de Paños, la horca delante de la casa de la Carnicería. En 1805 las ejecuciones se trasladaron a la Plaza de la Cebada.

Jesús-Evaristo-Casariego-Ejecución-de-Don-Rodrigo-Calderón-en-la-Plaza-Mayor.-1621.-1966.-MHM.-300x205
Jesús Evaristo Casariego, Ejecución de Don Rodrigo Calderón en la Plaza Mayor. 1621

Las celebraciones eran variadas, desde los juegos de cañas, fiestas de equitación, carnaval, justas, estafermos, etc.

Por último, recordar que este año se celebra el IV centenario de la Plaza Mayor, para más información sobre los festejos que se celebran en ella, consultarlos  enIV centenario Plaza Mayor

 

Fuentes y Bibliografía: 

Breve Historia de la Plaza Mayor de Mª Isabel Gea Ortigas

Las calles de Madrid de Pedro de Répide

Secretos de Madrid

Madrid Historico

Hemeroteca ABC

Exprime Madrid

Entre dos amores

La felguera

Portal fuenterrebollo

Foto Madrid

Es Madrid no Madriz

efetur

Monumenta Madrid

Viejo Madrid

Jubylandia

COAM

Casa Maria

Un sereno transitando la ciudad

Anuncios

One thought on “La Plaza Mayor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s