Hospital de Jornaleros

Hospital de Maudes

Edificio mandado construir por Doña Dolores Romero y Arano, viuda de Francisco Curiel y Blasi, que a la muerte de su marido destinó su patrimonio a dos fundaciones, el internado “San Nicolas de Bari” en Teruel y el Hospital “San Francisco de  Paula” para jornaleros en Madrid

Hospital 1913
Hospital de Jornaleros año 1913, cruce de las calles Maudes y Alenza  Fuente : Madrid Sin Prisas

Se trataba de alojar y atender a obreros que no tenían medios económicos para toda su rehabilitación, recibían tratamiento, medicación y los cuidados necesarios desde su ingreso hasta su total restablecimiento poder acudir al día siguiente desde el hospital a su puesto de trabajo. El plazo máximo de convalecencia era de un mes.

Se encargó su construcción a Antonio Palacios y colaboró con él Joaquin Otamendi, las obras empezaron en 1908 y terminaron en 1916.

Dentro del proyecto de ensanche de Madrid (Plan Castro) se encontraba la manzana comprendida entre las calles Alenza, Maudes, Treviño y Paseo de Ronda (Raimundo Fernandez Villaverde) propiedad de Doña Dolores Romero y allí se decidió construir el hospital, el presupuesto fue de 9 millones, desglosados en 4 para su edificación y 5 para dotación de equipamiento y mantenimiento.

Sobre una superficie de 13.891 m², se realizó siguiendo el tradicional esquema de 4 naves en cruz pero en el centro, en lugar de ir la iglesia se situó un patio octogonal rodeado de una galería de circulación.

Este diseño facilitaba una gran iluminación y  ventilación a la vez que lograba una gran fluidez en los recorridos por el edificio.

Maudes
Plano Fuente COAM

La fachada es de piedra caliza poco labrada, Palacios siempre apostó por emplear materiales locales que pudieran ser reutilizados, de esta manera abarataba costes en la construcción de sus edificios.

Se utilizaron varios tipos de piedra: Caliza de Colmenar (fachadas), granito del Berrocal (zócalos, escaleras y columnas), Pizarra de Valdeorras (cubierta de la Iglesia) mármol de Macael (Alfeizares) y piedra silícea de Vicalvaro empleada como mortero.

La fachada tiene recubrimientos de cerámica realizada por Daniel Zuloaga y para los interiores se utilizó cerámica sevillana de Manuel Ramos Rejano.

Lo que en un principio se creó como ayuda hacia los obreros, con el tiempo y la llegada del conflicto civil en España, hizo que tomado por las Milicias Populares se convirtiera en “hospital de sangre” atendiendo a los soldados heridos en el frente.

Al termino de la guerra civil se convirtió en Hospital Militar de urgencias, con capacidad para 300 camas reservando 50 para oficiales.

En 1964 el edificio quedó deshabitado y sin utilizar siendo refugio de vagabundos, afortunadamente en 1972 se declara edifico a conservar, en 1979 se declara monumento histórico artístico, en 1980 los vecinos se movilizan para su conservación e intentan que se convierta en un centro cultural y en 1984 la Comunidad de Madrid compra el edificio y lo convierte en la sede de lo que hoy es la Consejería de Transporte, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad.

Se rehabilita el edificio conservando los elementos más representativos, en la sala de operaciones se instala la biblioteca, el pabellón de infecciosos se convierte en salón de exposiciones y se excava una planta inferior en las dos naves al norte.

Desde 1997 está incluido en el catálogo de edificios protegidos.

 

Fuente y Bibliografía:

Plan Castro

COAM

Madrid sin prisas

Monumenta Madrid

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s