Palacio de Santa Cruz

Este edificio se alza donde desde 1543 estaba la cárcel pública, antes de su existencia, los presos comunes eran encerrados en casas particulares, uno de sus más insignes ocupantes fue Lope de Vega acusado de libelo por la familia de la actriz Elena Osorio.

Los calabozos estaban en los sótanos, las dependencias de los departamentos judiciales y los Alcaldes de Casa y Corte en la parte alta y en la planta baja se tramitaban las causas y atendían a los vecinos. Todo ese conjunto  formaba la Provincia,  se llamaba provincia al cargo público de los escribanos que entendían de pleitos civiles y actuaban en los juzgados de corte, viene del Derecho Romano, nombre que Felipe II dio al edificio y la plaza lo tomó como suyo.

La Plaza de Santa Cruz, muy próxima y cercana a la de la Provincia hereda su nombre de la antigua parroquia de la Santa Cruz que se encontraba en la esquina de la actual calle de la Bolsa, esta Iglesia daba auxilio espiritual a los presos del Rey recluidos en las casas requisadas a tal efecto.

Alrededor de la cárcel creció de manera espontanea un tráfico ingente de personajes variopintos, presos, familiares, abogados, clérigos , creando alrededor de la plaza un comercio en el que abundaban peristas para vender los objetos robados y era frecuente ver tiendas de venta de oro, alhajas o ropa usada. Incluso desde estos comercios se organizaban fugas en connivencia con los alguaciles a los que se sobornaba para que dejasen pasar todo tipo de herramientas para facilitar las evasiones.

Louis-MEUNIER-1665_68
Palacio de Santa Cruz, pintura de Louis Meunier

El palacio actual se construyó en el siglo XVII para cárcel de corte, la vieja cárcel ya no daba abasto y encontrándose en un estado ruinoso es derribada. En 1629 Felipe IV ordena a Juan Gómez de Mora la construcción del Palacio de Santa Cruz. (Durante muchos años se atribuyó la construcción del edificio a Juan Bautista Crescenci, hoy en día no hay ninguna duda sobre la paternidad de la obra.)

El proyecto de Juan Gómez lo dirigirá Cristóbal Aguilera junto a José de Villareal, Bartolomé Hurtado García y José del Olmo, inspirado en la arquitectura clásica española es de planta rectangular con dos patios interiores simétricos para permitir la entrada de luz natural y ventilación.

La fachada simétrica es de dos plantas con una acusada horizontalidad quebrantada por los torreones terminados en chapiteles rematados en cruz, destaca la portada con dos filas de columnas, en la parte central del ático abuhardillado, se encuentra el frontispicio con el escudo de España y coronándolo todo, la figura de un ángel que dio paso a la expresión “ir a dormir bajo el ángel” aplicada a todo aquél que pasaba la noche en la cárcel.

En el interior destacan los dos patios porticados y la escalera de piedra con descansillos y arquerías abiertas a los patios. La escalera la amplió en 1951 Pedro Muguruza siguiendo el mismo estilo.

Escalera del palacio

La estrechez de las dependencias obligaron a ampliar y reformar el edificio en dos ocasiones,1648 y 1662.

En 1767 se destinó solo a Sala de Alcaldes de Casa y Corte y pasó a llamarse Palacio de Santa Cruz, la cárcel pasó  a un edificio contiguo.

Carlos III amplió el edificio juntándolo con el convento de los Misioneros del Salvador, obra llevada a cabo por Juan Villanueva.

Un incendio en 1791 destruyó la cubierta y la torre que daba a la calle del Salvador, este incendio se llevó prácticamente todo el archivo histórico y judicial, la reconstrucción de la torre no se completó hasta 1870.

En 1834 la figura de Alcalde de Casa y Corte dejó de existir y se creó la Audiencia de Madrid que se instaló en este lugar,. En 1885 pasó a ser el Ministerio de Ultramar hasta que en 1901 fue el Ministerio de Asuntos Exteriores función que sigue desempeñado hoy día.

El arquitecto Pedro Muguruza realizará varias intervenciones en el edificio, una renovación en 1930 en la que se cubren los patios con una estructura metálica acristalada, una restauración tras la guerra civil en 1941 al expropiar las casas colindantes en el antiguo callejón del Verdugo (callejón de la Audiencia). Siguiendo el mismo estilo del palacio, convierte el callejón en un patio interior que une los dos edificios, comunicándolos mediante un pasadizo o puente aéreo, al que los diplomáticos llaman “Puente de los Suspiros”. En 1950 se terminan las obras. 

En 1996 fue declarado Bien de Interés Cultural.

Como punto y final volvemos a retomar el tema del nombre. Muchos nos preguntamos cómo si el edificio está en la Plaza de las Provincias se puede llamar Palacio de Santa Cruz. Bueno, la explicación viene dada en las dos fotos de más abajo. En estos dos artículos del ABC  se nos dice que un periodista del diario Informaciones en 1939, fue el que le puso nombre a este palacio, que hasta entonces se había llamado de varias maneras, Carcel de Corte, Palacio de las provincias, de la Audiencia… todos esos nombres tenían que ver con las funciones que había desempeñado anteriormente. 

 

 

Fuentes y Bibliografía:

Las calles de Madrid de Pedro de Répide

Plazas y Plazuelas de Madrid de Pancracio Celdrán

Ministerio de Asuntos exteriores

C.O.A.M

Hemeroteca ABC

El País

Entre dos Amores

 

 

Anuncios

One thought on “Palacio de Santa Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s