La esfera del reloj de la Puerta del Sol

De todos es sabido que en 1886, el relojero José Rodriguez de Losada
obsequió a Madrid el actual reloj que motivó la construcción de la torre sobre el frontón del edificio de Correos. En un principio solo había tres esferas y en 1968 se le coloca la cuarta esfera y se construye el templete que cobija la bola que todos los años recibe el año nuevo

Aprovechando que aún no hemos terminado de digerir las uvas y como hemos estado todos pendientes de las campanadas de fin de año, muchos nos hemos dado cuenta de que el reloj de la Puerta del Sol, tiene una numeración romana, llamemosla, curiosa, si nos fijamos bien el cuatro en números romanos no esta escrito de la manera tradiconal (IV) , está representado con cuatro «palitos» IIII. ¿A qué se debe esto?

Bueno, indagando en la historia, no está muy claro el porqué, hay diversas explicaciones, algunas históricas, casi mezcladas con leyendas y otras estéticas.

Según el Instituto Británico de Relojería, ese cambio se hace por una cuestión de simetría o estética, al utilizar cuatro carácteres (IIII), se repite el patrón del lado izquierdo de la esfera (VIII) y esta queda más armónica a la vista.

Se comenta que en el siglo XIV, el rey Carlos V de Francia, al encargar el reloj de la torre del Palacio Real, recriminó al relojero Henry de Vick por escribir IV, a lo que el artesano respondió que así se escribia el número, Carlos V le dijo que el rey nunca se equivoca y desde ese momento los relojes en Francia aparecen con los cuatro palitos.

Otra historia, esta más cercana a la leyenda,explica que un relojero suizo confeccionó un reloj encargado por su soberano, cometiendo la equivocación de representar el número 4 como IIII y no IV. El rey mandó ejecutar al artesano y, como protesta ante tal hecho y homenaje, todos los colegas de profesión del relojero decidieron utilizar el IIII en vez de IV. aquí ni se sabe el nombre del rey ni el del relojero.

Realmente el sistema de numeración romano es similar al que empleaban los etruscos que se basaba en el método aditivo; I más I eran II, V más I eran VI, y II más II eran IIII. Con el paso del tiempo se empezó a usar el método sustractivo, el número anterior resta su cantidad al siguiente. De esta forma, en lugar de escribir 4 como la suma de 2 más 2 (IIII) se escribió como la resta de 5 menos 1 (IV)

De hecho los romanos usaban el IIII en lápidas y esculturas, probablemente por motivos religiosos, porque el IV equivalía a las dos primeras letras del nombre del dios Júpiter (IVPITER), y utilizar esa cifra para señalar una fecha podía considerarse irreverente.

Por último, señalar que no es el único ejemplo que hay en España, el Reloj de la Diputación Provincial de Zaragoza, también sigue el ejemplo del de la Puerta del Sol

Fuentes y Bibliografía:

Ciberwatch

Mirador Madrid

Info Reloj


Una respuesta a “La esfera del reloj de la Puerta del Sol

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s