La fuente de Cibeles

Boceto de Ventura Rodriguez, fuente Memoria de Madrid

La fuente de la Cibeles fue un encargo de Carlos III al arquitecto Ventura Rodríguez que realizó el proyecto entre los años 1777 y 1782 cuando ya reinaba en España Carlos IV. En principio esta fuente iba destinada a los Jardines de La Granja de San Ildefonso en Segovia, pero con la remodelación del Paseo del Prado, se colocó frente al palacio de Buenavista a la entrada del paseo de Recoletos, mirando hacia la fuente de Neptuno, formando una especie de circo romano donde podrían competir las carreras de cuadrigas, Carlos III consideraba Madrid como la nueva Roma. Tenía siete colinas y era la capital de un imperio. Por eso imitó sus mejores monumentos, el arco de Tito, inspiró la Puerta de Alcalá y se diseñó el Paseo del Prado con la forma de un circo romano, incluso la fuente de Apolo está presente ya que en los circos romanos siempre tenían una estatua de Apolo en el centro.

Estadio Domiciano. Lamina de Jacopo Lauro 1613

Ventura Rodríguez siempre quiso que la fuente además de servir de adorno cumpliese con la función de abastecer de agua a la capital, por lo que proyectó una figura infantil sobre una jarra de la que agua potable para uso público, esto no llegó a realizarse,pero se colocó prácticamente a ras de tierra para que pudiera beber los paseante y abrevar los animales. Fue esculpida en mármol cárdeno de Montesclaros

En 1791 siendo Maestro Mayor de Madrid, Juan de Villanueva, puso a los lados de la fuente dos pedestales con las figuras que entonces representaban heráldicamente a Madrid,  un dragón y un oso que arrojaran agua, fueron esculpidos por Alfonso Bergaz. El dragón se destinó para uso público y el oso para que llenasen sus barriles los cincuenta aguadores asignados a la fuente

En  1862, se prohibió el uso público de la fuente y esta figuras desaparecieron de la fuente el oso fue al Parque del Retiro y el dragón a un almacén municipal. Actualmente los dos están expuestos en el Museo de los Orígenes

Varios fueron los escultores de la fuente, Francisco Gutiérrez, esculpió la figura de la diosa y las ruedas del carro, Roberto Michel, se encargó de los dos leones y Miguel Jiménez, labró  las cenefas decorativas del carro.

Las continuas obras del entorno de la plaza deslucieron la fuente y la dejaron semienterrada, en 1891 se reordena la zona y José López Sallaberry  propuso desplazarla al centro y orientarla hacia la Puerta del Sol dejando de mirar a Neptuno, en contra de los deseos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La fuente se instaló sobreelevada a 3 m de altura sobre su ubicación original, en una plataforma con cuatro peldaños, en el centro de una isleta circular con su acera y rodeada de una verja. Este cambio de emplazamiento trajo consigo un cambio en el ángulo de visión de la fuente y se planteo la necesidad de incorporar algún tipo de decoración para la parte posterior y que esta no quedase muy desangelada. En Diciembre de 1894 mediante concurso público se eligió el boceto presentado por Miguel Ángel Trilles y Antonio Parera, dos niños con una concha marina y un ánfora, popularmente conocidos como «los amorcillos».

El comienzo de la guerra civil con los constantes bombardeos que sufre la capital trae desperfectos a la fuente, se destroza el brazo que sostiene el cetro, la llave y parte de la nariz también se ven afectadas, uno de los leones pierde prácticamente el morro. El Consejo Municipal dentro del plan para proteger monumentos, decide rodear la Cibeles con un anillo de fábrica de ladrillo hasta la cabeza de los leones y reforzarlo con contrafuertes de ladrillo, la cabeza de la diosa se tapará con sacos terreros. Al acabar la Guerra Civil se restaura con escayola y en 1968 con la llegada masiva de los coches, se retira la verja que la protegía del público y se cubre la escalinata con un talud ajardinado , Manuel Herrero Palacios eleva la fuente sobre un escalón estriado en el que se derrama el agua que rebosa en cascada desde el antiguo pilón e intenta una restauración parcial limpiando la fuente y añadiendo juegos de agua.

La Cibeles en la Guerra Civil. Fuente ABC

La verja que la rodeaba estuvo mucho tiempo en paradero desconocido, nadie sabía lo que había pasado con ella al quitarla de su emplazamiento. En la página Bibliotecas Públicas Municipales nos dice que se encuentra rodeando el recinto del Escuadrón y Banda Municipal del Ayuntamiento de Madrid, a la altura del Puente de los Franceses , aunque no está completa pues un chatarrero se la vendió en los años 60 a la familia Falcón de Torres de la Alameda, que una vez cortada protege las ventanas de su vivienda.

Verja de la Cibeles y entrada al Escuadrón y Banda Municipal. Fuente Bibliotecas Públicas Municipales

En 1980 se hace un molde para construir una réplica para llevarla a México, y en 1981 se hace una restauración completa de la fuente. desde entonces, cada cierto tiempo se restaura y limpia la fuente, (creo que la última fue en el 2016) para reparar de los posibles actos vandálicos, como la desaparición de una mano en el 2002

La fuente  se provee del agua que llevan dos canales subterráneos, el  Canal de las Pascualas que pasa por la Castellana y el de Oropesa, que baja por Alcalá, dos antiguos arroyos que fueron canalizados a un aljibe durante la construcción del Banco de España y que protegen el tesoro del Banco de España. Si saltan las alarmas, anegarían el foso de acceso a la cámara.

La fuente representa a la diosa romana Cibeles, símbolo de la tierra, la agricultura y la fecundidad, sobre un carro tirado por dos leones

Los leones que tiran del carro  representan a los personajes mitológicos Hipómenes y Atalanta. Hipómenes se enamoró de Atalanta y consiguió sus favores con la ayuda de la diosa Afrodita. Atalanta había jurado que cuando un hombre se enamorara de ella, lo retaría a una carrera. Con una condición: que si él ganaba, ella se casaría con él; y si perdía, ella lo mataba. Atalanta, era muy rápida y jamás había perdido carrera. Hipómenes aceptó el reto  y con la ayuda de Afrodita ganó. Cada vez que Atalanta  le adelantaba, él tiraba una manzana de oro para distraerla.

Atalanta e Hipómenes de Guido Reni, cuadro en el Museo del Prado

 Ambos amantes cometieron sacrilegio uniéndose carnalmente en el templo dedicado a Cibeles que les convirtió en leones condenados eternamente a tirar del carro de la diosa y a no verse nunca más, por eso cada uno mira a un lado.

Algo menos conocido es la historia del nieto de Cibeles; en la parte delantera del carro hay un rostro del cual sale un chorro de agua. Se trata del rostro de Atis, el nieto de la diosa Cibeles. En la mitología griega, Cibeles desconoce que tiene un nieto y se enamora de él, al no ser correspondido por su amor la diosa se enfurece e idea un plan para que Atis se vuelva loco y no sea de ninguna otra mujer. Atis se entera y huye a las montañas, donde se castró, desangrándose hasta morir. Cibeles, arrepentida, le hizo resucitar bajo el aspecto de un pino. Así, Atis se convierte en el dios de la vegetación, responsable de la muerte y la resurrección de la vida vegetal. Las piñas y los ornamentos vegetales que hay alrededor del carro son también un recordatorio de este dios

Dios Atis

Aunque los Leones del congreso son conocidos popularmente como Daoiz y Velarde, realmente representan a los leones de la Diosa Cibeles, mirando de frente, el de la izquierda representa a Hipómenes, y el de la derecha es Atalanta. Son obra del escultor Ponciano Ponzano. Conviene recordar que el león que representa a Atalanta no tiene testículos pues así lo quiso Cibeles, los convirtió en leones no en león y leona, quitándole los atributos a uno de ellos (Atalanta), incluso el Canal Historia, desconociendo esta leyenda mitológica, intentó en el 2012 dotar de testículos a Atalanta, afortunadamente esto no se llevó a cabo.

Por último, resaltar que esta fuente es el centro de las celebraciones de los éxitos del Real Madrid C.F.

Fuentes y Bibliografias:

La Cibeles Nuestra Señora de Madrid de Pilar González Serrano

Memoria de Madrid

Memento Mori

Pasajero 56

Descubriendo Mayrit

Secretos de Madrid

Madrid sin prisas


Una respuesta a “La fuente de Cibeles

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s