El Telégrafo Óptico en Madrid

Cuando el ser humano se empieza a asentar en aldeas, la comunicación entre ellas se vuelve esencial pues de alguna forma hay que conseguir que lleguen las noticias lo antes posible. Muchos y diversos han sido los métodos empleados para comunicarnos a distancia y se pueden dividir en dos grupos: señales acústicas, lo que serían tambores, campanas, silbidos, etc. y señales visuales ,hogueras, banderas, espejos, etc.. El problema que representaba este método de comunicación era que solo se podía utilizar para cosas muy específicas y determinadas, (nacimientos, ataques, etc.) no se podían mantener conversaciones o dar largas explicaciones, no había un vocabulario y desde luego la discreción brillaba por su ausencia, todos se enteraban del significado del mensaje.

Se sabe que Enrique III de Castilla utilizó las ahumadas (señal hecha desde las atalayas) desde Toro a Segovia para notificar el nacimiento de su hijo, incluso Abderramán III construyó una red en la sierra norte de Madrid para estar avisado de posibles amenazas, aún así, cuando los mensajes eran más complejos se utilizaba el método de enviar un correo, generalmente a caballo.

Esto fue así hasta finales del XVIII, nos encontramos con la revolución francesa y la necesidad que se tuvo de tener noticias de los acontecimientos acaecidos en la frontera del país vecino obligó a la Asamblea Nacional a aprobar en 1793, la creación de una línea de torres ópticas para enviar mensajes entre París, Lille y Estrasburgo.

Telégrafo de Chappe

El creador de este sistema fue  Claude Chappe, que ideó torres de comunicación.La torre constaba de un mástil, un regulador con dos indicadores que podía adoptar 196 posiciones, los brazos estaban pintados de negro para poder verlos mejor, las torres estaban situadas entre 12 y 25 Km de distancia y tenían un telescopio para observar a las estaciones de comunicación más próximas. El 19 de julio de 1794 se envió el primer telegrama anunciando la  victoria del ejercito francés sobre el austriaco, la información recorrió 230 km en una hora demostrando su eficacia, El sistema se instaló rápidamente en Francia, Napoleón lo utilizó para coordinar su imperio y se intentó copiar en el resto de Europa.

El telégrafo óptico en España

En nuestro país se dieron varios pasos para conseguir el funcionamiento del telégrafo óptico. El precursor fue Agustin de Betancourt, científico becado por Carlos III y residente en Paris durante sus investigaciones sobre el telégrafo óptico, incluso llegó a presentar su proyecto a los franceses, que lo rechazaron al tener en funcionamiento el proyecto de Chappe.

Telégrafo de Betancout Fuente: historia de las telecominicaciones

El sistema propuesto por Betancourt constaba de un mástil en cuyo extremo superior podía girar un travesaño en forma de T que giraba por su centro de gravedad en incrementos de 10 en 10 grados, consiguiendo así 36 posiciones, o signos, con los que obtenía 10 números y 26 letras. El telégrafo de Betancourt transmitía los mensajes letra a letra.

En 1798 regresó a España y gracias a los informes favorables que trajo de la academia Francesa de Artes y Ciencias, logró que Carlos IV le encargase la construcción de la línea Madrid-Cadiz, de la que solo se construyó Madrid-Aranjuez, con cuatro torres o estaciones, en el Palacio del Retiro, que era la residencia de Agustin Betancourt, Cerro de los Ángeles, Cerro del espartal (Valdemoro) y Cerro del Parnaso (Aranjuez), todos se quitaron en 1802.

Un paso más fue el dado en 1805 por Francisco Hurtado que ideó un nuevo telégrafo semafórico en Cadiz, estableciendo cuatro líneas hacia Sanlucar de Barramenda, Medina Sidonia, Chiclana y Jerez, se mantuvo hasta 1820 y fue principalmente de uso militar.

En 1831, con Fernando VII en el poder, se le encarga al Teniente de Navío Juan José Lerena, la dirección de una red óptica que una los Reales Sitios (El Escorial, La Granja, El Pardo y Aranjuez) para tener informado al monarca de posibles sublevaciones y que en caso de alguna catástrofe meteorológica no quedara el monarca incomunicado.

El mecanismo  fue conocido como de día y de noche, un mástil permitía elevar una bola móvil que se podía iluminar situándose en cuatro posiciones diferentes y cuatro mamparas de negro y blanco para combinar signos, se establece la línea Madrid-Aranjuez siendo la cabecera la Torre de los Lujanes.

Fuente: conocer moralzalzar

En los años siguientes se pone en funcionamiento las líneas de Madrid-San Ildefonso, enlaces a Carabanchel, a El Pardo y de San Ildefonso al Palacio de Riofrio. En 1836 dejan de funcionar.

Empieza la primera guerra Carlista y Manuel Santa Cruz idea otro telégrafo en el Norte de la península para comunicarse, la línea es entre Vitoria, Logroño y Pamplona e incluso se hace un manual con las instrucciones precisas para una correcta utilización del telégrafo. En 1839, terminada la guerra se abandonan los telégrafos.

 

telegrafo_carlista
Telégrafo guerra Carlista. Fuente:www.altorres.synology.me/

Como hemos visto, varios y vanos fueron los intentos de conseguir una telegrafía óptica en España, en 1844, cuando el resto de Europa empezaba a desechar está práctica sustituyéndola por el origen del telégrafo eléctrico, al atravesar España un periodo de inseguridad en los caminos y temer por los cortes del tendido eléctrico, se apuesta por la red de comunicación óptica. Hay que tener en cuenta que estas torres eran también de uso defensivo, solo se podía acceder a ellas mediante escaleras de mano y tres personas estaban viviendo permanentemente en ellas.

Se encarga a José María Mathé la distribución de una red telegráfica por la península. Se instalan tres líneas que salen todas desde Madrid:

Línea de Castilla (Madrid – Irún) con 52 torres, con la cabecera en la Real Casa de Correos, la segunda torre estaba en el Cuartel de Conde Duque y la siguiente en Aravaca, cerca del actual hospital de la zarzuela. Entro en funcionamiento en 1846 y dejó de funcionar en 1855

Línea de Barcelona (Madrid – Junquera), nunca llegó a funcionar completamente, el tramo desde Madrid que funcionaba solo llegó a Valencia y tenía 30 torres, la cabecera estaba en el edificio  de la Aduana, la segunda torre estaba en el cerro Almodovar (Vallecas) y la tercera en  Vaciamadrid. En 1853 dejó de transmitir

LB01 castellano 21 p
Torre óptica edificio de la Aduana Fuente: Crónicas de Salva

Línea de Andalucía (Madrid – Cadiz), tenía 59 torres comenzó a funcionar en 1850 y lo dejó de hacer en 1857. La cabecera estaba en el convento de la Trinidad, sede del Ministerio de Fomento, la segunda torre estaba en el cerro de los Ángeles.

España Telegrafo Óptico

Los mensajes iban cifrados, solo se podían descifrar en las cabeceras (origen y destino) gracias a un libro de códigos, dos ejemplares del Diccionario Fraseológico Oficial del servicio Telegráfico se conservan en el Museo Postal y Telegrafico.

Con la llegada de la electricidad, este telégrafo fue sustituido por el eléctrico, más rápido y seguro.

Actualmente y gracias a la concienciación que están llevando a cabo un grupo de ingenieros de telecomunicaciones, se están llevando a cabo rehabiliataciones en muchas de las torres que están repartidas por la península. Hay que destacar entre estas torres, la del retiro de Madrid, una torre con más superficie que las otras y que se utilizó como centro de enseñanza para los futuros habitantes de las torres, la recuperación de esta torre la esta llevando a cabo la Agencia Estatal de Meteorología que tiene la sede en el mismo parque.

 

Fuentes y Bibliografía:

Historia de la Telegrafía Óptica en España de Sebastián Olivé Roig

Crónicas de Salva

Arte en Madrid

El mundo

Telegrafistas

Telegrafía Óptica

Pasión por Madrid

Donostiando

Fundacion IDIS

 

 

 

 


7 respuestas a “El Telégrafo Óptico en Madrid

  1. Muchas gracias por tu comentario Manuel, llevas toda la razón y seguramente por esa distancia que comentas se debió de implantar el de Mathé sobre el de Lerena, ya que debido a la cercanía se podrían cometer menos errores en la transcripción de los mensajes. Un saludo

    Me gusta

  2. Interesante artículo sobre esa parte de nuestro patrimonio histórico y tecnológico. Sorprende que entre las torres telegráficas de Lerena hubiese una distancia que duplicaba la de las torres de Mathé, así, desde el collado de Siete Picos, aun con prismáticos, apenas se perciben los restos de la torre de la sierra de Hoyo de Manzanares; la única que queda de las líneas telegráficas de Lerena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s